El poder de un cuadro de mando bien diseñado en la inteligencia empresarial

Tener un dashboard o cuadro de mando bien estructurado y personalizado es esencial para cualquier empresa cuando hablamos de analítica de datos. Este cuadro de mando es un componente vital en una solución de inteligencia empresarial, ya que facilita el seguimiento de la progresión de los indicadores clave de rendimiento (KPI) de cualquier organización.

El valor de un cuadro de mando radica en su habilidad para guiar eficientemente la toma de decisiones empresariales, proporcionando un control más riguroso sobre el desarrollo de la empresa o de cada departamento o área. Esto se logra al ofrecer una visión clara y comprensible de todos los datos relevantes.

Un cuadro de mando debe ser interactivo, analítico, colaborativo, compatible con dispositivos móviles y bien organizado. La información recopilada por el cuadro de mando es lo que permite alinear y enfocar a los equipos de dirección y las unidades de negocio, los recursos y los procesos con las estrategias de la organización. Es crucial monitorear y entender la situación global y en tiempo real, y el cuadro de mando es el vehículo ideal para sintetizar la información.

Para que un cuadro de mando sea verdaderamente útil, debe permitir realizar análisis desde diferentes perspectivas, ser accesible en cualquier lugar y dispositivo, permitir llegar a los detalles que hay tras los datos, facilitar el intercambio de información dentro y fuera de la organización y, por supuesto, la información que recoja debe ser clara y concisa.

La información debe presentarse de manera que sea atractiva y fácil de leer y entender. Lo habitual es reemplazar las cifras por gráficos y no sobrecargar la pantalla con información. El dashboard es como un resumen, incluye solo lo esencial.

Cada empresa es única y diferente. Por lo tanto, se debe configurar el cuadro de mando con los datos que sean realmente relevantes para la organización. Utilizar un software que permita crear usuarios en función a cada departamento facilita la gestión y comprensión de la información.

A veces este tipo de soluciones pueden ser complejas de entender, pero contar con asesoramiento experto y profesional ahorrará tiempo, evitará errores y permite aprovechar al máximo el programa.

Lo fundamental es usar software de analítica self-service que permitan la democratización del dato, facilitando el acceso y la compresión de la información.

Siguiendo estos consejos, lograrás un cuadro de mando organizado que te proporcionará una visión real, inmediata y precisa de tu empresa ayudándote a formular estrategias sólidas de crecimiento. Pero antes, es fundamental definir qué quieres medir y por qué, seleccionar los KPI adecuados que reflejen los puntos de dolor de la empresa. Estos miden el rendimiento de un proceso, muestran su evolución y estado y pueden ser financieros, de cliente, grado de satisfacción, marketing, ventas, recursos humanos, entre otros.

Recuerda que se ha demostrado que las organizaciones que utilizan el análisis de datos de manera efectiva tienen el doble de probabilidades de tener un rendimiento financiero superior.

A menudo, las decisiones empresariales más importantes requieren una rápida respuesta. Un dashboard optimizado te permitirá obtener la información que necesitas en el menor tiempo posible, haciendo a tu organización más competitiva que nunca.

En Korporate, te ayudamos a configurar tu cuadro de mando de acuerdo a las necesidades de tu empresa con nuestra solución de analítica de negocio que se adapta a tus necesidades y conecta ideas, personas y datos. No dudes en preguntarnos.

TECNOLOGÍA SIMPLE PARA ESPACIOS
INTELIGENTES DE TRABAJO